‘Conferencias de Impacto’ del COMCADIZ: “En España tenemos que empezar a cambiar la mentalidad y hacer tecnología de diagnóstico propia”

90

Fuente: medicinagaditana.es

La Prof. Laura Lechuga avanzó el futuro del diagnóstico clínico descentralizado con dispositivos nanotecnológicos

“Los dispositivos nanotecnológicos nos permiten diagnosticar, prevenir y tratar las enfermedades, preferentemente en el inicio de su desarrollo. Mediante esta tecnología aportamos procesos y dispositivos que nos dicen cuándo están comenzando esas enfermedades”. La Prof. Laura Lechuga, Jefa del Grupo de Nanobiosensores y Aplicaciones Bioanalíticas en el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología (ICN2), intervino este jueves en el ciclo de ‘Conferencias de Impacto’ que organiza el Colegio de Médicos de Cádiz (COMCADIZ) para explicar la forma en que podría llegar a ser el futuro del diagnóstico clínico gracias a estos dispositivos y especialmente a raíz de lo que ha podido observarse durante la pandemia. “Una de las principales demostraciones del valor de la nanotecnología ha sido en la pandemia con las vacunas ARN mensajero. Aunque ya teníamos la tecnología, hemos logrado tener estas vacunas en tan solo once meses”, destacó. “Al principio veíamos largas colas para una PCR y largos tiempos para obtener el resultado debido a que los diagnósticos estaban centralizados. Más de un millón de casos de cáncer se quedaron sin diagnosticar en Europa, además de infartos, ictus y otras enfermedades”, enumeró la Prof. Lechuga, que se refirió al desarrollo de biosensores ‘point of care’ que con una sola gota de muestra y colocados en pequeños aparatos preparados para cada patología permiten obtener el estado de salud del paciente en minutos. “Conseguimos así no solo detectar la enfermedad sino también cuantificarla”, apuntó.

Los biosensores son dispositivos que detectan sustancias con una sensibilidad muy alta basados en un reconocimiento molecular especifico en tiempo real y de forma muy rápida. Gracias a ellos podemos detectar patógenos, virus, bacterias, contaminantes ambientales o en la comida, sustancias bioterroristas… Entre los biosensores más extendidos está el de la glucosa y otros sencillos como el test de embarazo o el propio test Covid. Otros están llegando o han llegado ya al mercado “pero todavía son muy pocos”, lamentó Laura Lechuga, debido a que estos biosensores requieren de una bioingeniería y un desarrollo tecnológico completos. “Lo bueno de la nanotecnología -especificó- no es solo que trabajemos a unos niveles muy, muy pequeños sino que variamos las propiedades y las escalas, por lo que la sensibilidad llega a ser increíblemente alta”, resaltó.

Laura Lechuga avanzó lo que puede hacer la nanotecnología en detección precoz de cáncer, salvando los inconvenientes que presentan algunos tumores como el de vejiga para ser detectados por sus bajísimas concentraciones y la presencia de muchos miRNA’S parecidos. “En la detección precoz de cáncer no solo utilizamos los biomarcadores clásicos sino también los epigenéticos”, destacó. Otra de las áreas más importantes en las que se encuentra trabajando su equipo es la del diagnóstico de enfermedades infecciosas. Según algunas predicciones para 2050, las infecciones por resistencia a antibióticos causarán más muertes que por cáncer, hasta situarse como segunda causa de muerte. “Estas enfermedades requieren diagnóstico rápido que podemos realizar en menos de treinta minutos y que ya se aplica a E. coli, pseudomona aeruginosa o estafilococo aureus resistente y no resistente, con un volumen de muestras muy bajas, biosensores para detección rápida de tuberculosis o ETS”, detalló.

El equipo de la Prof. Lechuga fue el único grupo que obtuvo financiación al principio de la pandemia para el diagnóstico de Covid-19. “Contábamos con test rápidos y PCR con tecnología importada de otros países y queríamos fabricar aquí nanobiosensores para diagnóstico de Covid muy rápidos y precisos, que den valores de carga viral o inmunoglobulina. Ya tenemos dos biosensores, uno que detecta el coronavirus completo, con el que determinamos la carga viral y con resultados en quince minutos, y otro biosensor en tiempo real de test serológico. Esta tecnología está lista para comercializarse”, anunció.

“En el futuro la aspiración es a tener un sensor estándar con diferentes biochips preparados para distintas patologías y disponer en minutos de la respuesta a través de una aplicación. El objetivo en la medicina del futuro es que podamos hacer un diagnóstico precoz de cáncer, alergias, contaminantes alimentarios, virus respiratorios, infecciones, resistencia a antibióticos y contaminantes ambientales, que podamos utilizarlos en urgencias, centros de salud, ambulancias, casa, colegio, trabajo y con tecnología made in Spain. En España tenemos que empezar a cambiar la mentalidad y hacer tecnología propia”, concluyó Laura Lechuga.

Como conductor y moderador de esta ‘Conferencia de Impacto’, el Dr. Alfredo Michán, del Departamento de Medicina del INiBICA y Vocal de Médicos Tutores y Docentes del COMCADIZ, hizo referencia al Prof. Antonio Campos para recordar en su presentación la importancia de la dualidad estructura-función, la imposibilidad de separar la morfología de la fisiología o cómo las estructuras delimitan las posibilidades de funcionamiento. “Desde esta perspectiva me siento hoy aquí orgánulo o átomo ante la Dra. Laura Lechuga, una gaditana porque ella ha elegido ser gaditana independientemente de donde haya nacido”, expresó el Dr. Michán, que aventuró para la nanotecnología, “un futuro maravilloso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

WC Captcha 23 + = 27