Dr. Serafín Romero: La labor de la AMM y el CGCOM es trabajar por los Derechos Humanos en el ámbito de la salud

264
  • 71ª Asamblea General de la AMM, Córdoba 2020

Directora ONT: “Como líderes internacionales en donación y trasplantes tenemos la obligación de compartir nuestra formula de éxito”

El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) ha presentado en rueda de prensa la 71ª Asamblea General de la Asociación Médica Mundial (AMM), Córdoba 2020, una cita que por primera vez se celebra de manera virtual y en la que la corporación ejerce de anfitrión con motivo de su centenario. El Dr. Serafín Romero, presidente del CGCOM, ha señalado que para esta cita la profesión médica española impulsará tres iniciativas enfocadas a alertar del peligro que suponen las pseudoterapias, el respaldo a la iniciativa de que la relación médico-paciente sea considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, y una tercera declaración que tiene como meta prevenir y luchar contra los delitos en los trasplantes.

En la rueda de prensa de la 71ª Asamblea General de la Asociación Médica Mundial, además del Dr. Romero, participaron Beatriz Domínguez-Gil, directora general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y el Dr. Jerónimo Fernández Torrente, tesorero del CGCOM y coordinador del Observatorio de la Organización Médica Colegial (OMC) contra las pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias.

El Dr. Romero ha resaltado que desde su creación la AMM ha trabajado para garantizar la independencia del profesional médico y de la profesión y para velar por la conducta ética y deontológica en la atención médica, incidiendo en el compromiso político y social, porque lo que persigue es servir a la humanidad, a través de la representación, la lucha y el trabajo por los Derechos Humanos en el ámbito de la salud, educación médica, seguridad del paciente, salud pública y liderazgo profesional.

El presidente del CGCOM ha explicado que la corporación viene trabajando desde los orígenes en el ámbito de la AMM y ha impulsado declaraciones que son la esencia de la organización. “Concretamente en esta cita hemos trabajado en tres iniciativas: una que ya ha pasado el primer trámite relacionada con las pseudociencias y pseudoterapias, que conlleva una concienciación y responsabilidad del CGCOM, poniendo sobre la mesa los peligros que conllevan; la segunda va encaminada a conseguir que la relación médico-paciente sea considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO por lo que resulta esencial el máximo apoyo de la AMM a través de una declaración que proteja esta relación como un bien cultural, social y sanitario; y la tercera declaración, conjunta con la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), tiene como meta prevenir y luchar contra los delitos en los trasplantes”.

 

En este sentido recordó que la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) y la Universidad de Granada tienen un convenio de colaboración conjunta desde hace tiempo en el desarrollo del programa DNA-PRO-ORGAN, una herramienta para la prevención y la lucha contra el tráfico de órganos humanos y la trata de personas con fines de extracción de órganos.

Además, España ha propuesto, junto a seis países más, una declaración de urgencia con el reconocimiento de la profesión médica, “especialmente para recordar a los compañeros que se han dejado la vida haciendo su trabajo durante la pandemia, para los que sufren las consecuencias de la COVID19 y para los que, a día de hoy, siguen dando lo mejor de esta profesión. Además, durante la Asamblea General se va a realizar un reconocimiento a los compañeros que han fallecido y hemos propuesto que el 30 de octubre sea considerado como el Día Mundial de la Profesión Médica”, ha comentado.

“La profesión médica española y la ONT miran más allá del hecho asistencial y queremos destacar los valores de la AMM en un entorno globalizado. Estas declaraciones consiguen el consenso de toda la comunidad médica y se cumplen por parte de todos los gobiernos, de ahí la importancia de pertenecer a la AMM y el compromiso de aportar lo mejor que tiene España que es su sistema de trasplantes”, ha expuesto.

Finalmente, el Dr. Romero ha subrayado que la celebración de la 71ª Asamblea General de la AMM deja un sabor agridulce porque “teníamos muchas expectativas de acoger en Córdoba a los compañeros de las 112 órdenes médicas para debatir temas de enorme calado y para definir líneas de trabajo desde el ámbito profesional y de la ética y la deontología”. Sin embargo, la COVID19 ha impuesto el escenario virtual en el que podrán participar la mayoría de los países que componen la AMM. Así, la Asamblea General de la AMM, Córdoba 2020, se convierte en la primera que se realizará en formato virtual después de 70 ediciones anteriores, desde 1947.

Directora general ONT: “Como líderes internacionales en donación y trasplantes tenemos la obligación de compartir nuestra fórmula de éxito”

En su intervención, Beatriz Domínguez-Gil ha desgranado los puntos principales de la propuesta de Declaración sobre la responsabilidad de los profesionales médicos en la prevención y la lucha contra el tráfico de órganos, impulsada por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y que presentará en la 71º Asamblea General de la Asociación Médica Mundial de Córdoba 2020.

“Como líderes internacionales en donación y trasplantes tenemos la obligación de compartir nuestra fórmula de éxito para asegurar el acceso de los pacientes al trasplante y alzar la voz contra el tráfico de órganos”, aseguró. El objetivo de esta Declaración, según ha explicado, “es contribuir a la erradicación de una práctica que supone una lacra y una explotación de los Derechos Humanos Fundamentales y que pone en riesgo la salud individual y la salud pública”.

La OMS calcula que entre un 5 y un 10% de los 146.000 trasplantes que se realizan cada año en el mundo se dan en el contexto de tráfico de órganos. Es por ello que el fin último de esta estrategia, tal y como puntualizó la directora de la ONT, es que se proporcione una guía muy clara a los profesionales sanitarios sobre cómo actuar en diferentes situaciones compatibles con el tráfico de órganos.

“El médico no sólo tiene el deber del cuidado, sino también el de notificar cualquier caso sospechoso o confirmado de tráfico de órganos del que tengan conocimiento a las autoridades. Para ello, se deben implicar todas las asociaciones médicas y modificar sus códigos deontológicos para que el tráfico de órganos sea una excepción al deber del médico de mantener el secreto profesional”, ha señalado Domínguez-Gil.

Algo en lo que la ONT trabaja, junto al Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM). “Insistimos en que las autoridades sanitarias y asociaciones médicas apoyen a estos profesionales proporcionándoles una formación continuada, empoderándolos y dotándoles de unas pautas muy claras de actuación cuando se enfrenten a estos escenarios donde se están vulnerando claramente los derechos de los potenciales donantes y poniendo en riesgo la seguridad de los receptores”.

Incremento de terapias fraudulentas para luchar contra la COVID

El Dr. Jerónimo Fernández Torrente, tesorero del CGCOM y coordinador del Observatorio de la Organización Médica Colegial (OMC) contra las pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias, ha lamentado que “se han incrementado las prácticas de terapias fraudulentas con dióxido de cloro en solución (CDS) y el clorito sódico diluido al 28% (MMS) para luchar contra la COVID19”. Estas actuaciones han sido denunciadas por el CGCOM  y cada uno de los Colegios de Médicos tiene la responsabilidad y el compromiso de actuar contra todas aquellas prácticas que no tengan una evidencia científica y que atenten contra la salud individual y la salud pública.

Ha añadido que la pandemia ha supuesto un excelente nuevo mercado para los promotores tradicionales de estos falsos remedios y ha destacado que “la situación de vulnerabilidad y el caldo de cultivo generado durante años ha conseguido que el discurso sea tan sofisticado que existan profesionales sanitarios que han sido convencidos y hayan hecho a su vez presión para oficializar falsos remedios como supuesto preventivo o tratamiento contra el coronavirus”.

Estos discursos y actuaciones “producen indignación y han de ser expresamente rechazados y denunciados ante los poderes públicos en todos los casos, por seguridad de ciudadanos y pacientes y por atentado contra la salud pública”, ha concluido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí