Eutanasia y muerte digna: luz para un asunto oscuro

96

Dr. Juan José Bretón

Este es un tema del que muchos hablan, pero no siempre con mucho acierto, aunque sí bastante ideología. Eutanasia –etimológicamente hablando – significa “buena muerte”. En el diccionario se define como: 1. Intervención deliberada para poner fin a la vida de un paciente sin perspectiva de cura. 2.  Muerte sin sufrimiento físico. El problema principal es distinguir entre lo que sería puramente un homicidio o auxilio al suicidio, de lo que implica la segunda definición, que más acorde con el sentido común y la ética médica: evitar sufrimientos a los pacientes en sus últimos días.  Como se ve, la diferencia es muy sutil, y radicada en la intencionalidad. Lo que se llama comúnmente eutanasia se definiría mejor como eutanasia “activa”, o supresión intencionada de la vida para evitar sufrimientos físicos o morales. En cambio, la eutanasia “pasiva” o por omisión, implica no emplear medios de tratamiento extraordinarios o desproporcionados que no sean puramente sintomáticos, ya que no producirían un resultado apreciable o agravarían los sufrimientos del paciente. A ello se puede asociar medidas de apoyo emocional o religioso, según el caso. Esta acción se denomina más acertadamente como Ortotanasia. La ortotanasia no sólo es lícita, sino que puede ser una obligación moral, según la apreciación religiosa y la ética médica, ya que si no, entraríamos en el “encarnizamiento terapéutico” o Distanasia, perniciosa praxis no pocas veces empleada por no saber discernir los límites de nuestras posibilidades  o  por temor a reclamaciones legales. La ortotanasia procura, pues, cumplir con la segunda acepción de la RAE: aliviar los sufrimientos con todos lo medios de que se dispone. Si este empeño  tiene como efecto colateral la posibilidad de provocar o acelerar la muerte (como puede ocurrir con el uso de sedantes), ello no debe impedir su uso. Esta práctica está aceptada por la mayoría de códigos deontológicos médicos, la jurisprudencia y la Iglesia Católica desde hace siglos y se basa en la doctrina del “doble efecto” (se busca el efecto positivo: el alivio del enfermo). Claramente se ve como se pretenden unos objetivos muy  alejados de la eutanasia “activa”. Actualmente, con los medios y legislación actual, siempre que se apliquen con racionalidad y mesura, habría suficiente base para permitir que los pacientes terminales no sufran innecesariamente. En Andalucía existe ya una Ley (2/2010, de 8 de abril) de derechos y garantías de la dignidad de la persona en el proceso de la muerte que, aunque no agrada a algunos, realmente  protege a los profesionales que tratan a pacientes en sus últimos días.  Pero en un peligroso paso más allá, ahora se propone por adalides de lo progresista (término de incierto y mudable significado, pero de gran resonancia), con más buena voluntad que acierto o conocimiento, la despenalización del suicidio asistido en aras de una “vida digna”. Dejando aparte lo etéreo e inmensurable de este concepto, esta iniciativa es irrelevante y peligrosa; irrelevante, ya que el problema social, tan aireado en los medios se limita a unos pocos enfermos terminales o crónicos al año, siendo así que cada caso puede y debe resolverse mediante una eficaz colaboración entre pacientes, familiares, consejeros y jueces. Existen ya vías legales que permitirían resolver estos casos y soslayar una posible penalización, con lo que es innecesaria la reforma legal. Y, principalmente, es peligroso, porque las consecuencias pueden ser gravísimas: no sería difícil para desaprensivos herederos o gestores de sanatorios y residencias obtener mediante soborno o falsificación certificaciones de situación de “vida no digna” de ancianos o enfermos incapacitados molestos, poco rentables o heredables, y conseguir así su exterminio. El legislador sensato debe tener la responsabilidad de adivinar el alcance de sus decisiones, y ver si queriendo facilitar lo anecdótico y ocasional,  empeora lo cotidiano y  frecuente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí