Bernabé Galán: “Se ha abierto la mano demasiado pronto y comenzamos a pagarlo. El exceso de confianza es peligroso”

86
Bernabé Galán Sánchez, médico y vecino de Fuente Palmera desde hace cuatro décadas, no necesita presentación. En su ajetreado día a día -atraviesa su séptimo año al frente del Colegio de Médicos de Córdoba-, nos recibe para analizar la situación tras seis meses de pandemia.
  • ¿Cómo ves la situación de la pandemia en este momento? ¿Qué otoño-invierno nos puede esperar?

Yo estoy preocupado porque se está viendo que va creciendo y se van multiplicando los contagios a nivel nacional, regional y también local. Creo que de aquí a poco en Fuente Palmera van a subir los casos. Esto es debido también a que se están haciendo muchos test, aunque la mayoría de los positivos son asintomáticos. Si cumplimos con las medidas y somos cuidadosos, podemos frenar la expansión y que no haya una explosión de contagios.

Y hemos llegado a este punto por toda la improvisación que venimos sufriendo desde diciembre pasado. Este gobierno nacional no ha hecho nada conociendo lo que venía. Nosotros en el Colegio de Médicos empezamos a prepararnos el 27 de enero, ¿cómo que ellos no iban a saberlo?

Tampoco veo bien que el Gobierno Central se haya desentendido y deje esto en manos de las autonomías para que cada una se apañe como pueda. Y la descoordinación entre estas y el Gobierno también es peligrosa. Si le unimos que no ha habido control en las fronteras y se deja entrar a todo el mundo, se permiten las aglomeraciones y no hay contundencia para erradicar y sancionar a quien no cumple las medidas, pues todo influye en la situación que tenemos.

Por tanto, se han perdido unos meses importantes y las autoridades no han aprendido, al contrario que los sanitarios, porque se podía haber previsto mejor la apertura de los colegios y hacer muchos más test.

Así que se prevé un otoño duro porque van a aumentar las patologías respiratorias, como todos los años, todas las demás, y van a coincidir con la Covid. Lamentablemente no va a haber personal para atender tanta demanda y el colapso ya se está viendo.

Lo malo de todo esto es que no hay una cabeza visible en el país que tenga las cosas claras y que coordine bien. Tendría que haber unas directrices claras desde el Gobierno Central para que todas las autonomías hiciesen lo mismo, pero quien está arriba no está preparado.

  • La OMS no se anda con rodeos, dice que habrá bastantes muertos en octubre y noviembre y que los hospitales se van a volver a colapsar…

Estoy de acuerdo. Las condiciones climatológicas van a cambiar y habrá personas que empeoren de sus condiciones neumológicas o de aparato respiratorio, como cada año, pero que si se contagian de la Covid se va a poner en peligro su vida. Necesitamos medidas que den resultados. Pero los hospitales se van a colapsar, aunque no con la rapidez que en marzo y abril. Y por otra parte, en estas situaciones de crisis y miedo, los medios de comunicación son fundamentales y están creando una inquietud que no es buena, por el tratamiento de las noticias en algunos sentidos.

  • ¿Qué piensas de la vuelta al colegio, crees que las clases presenciales van a tener un recorrido corto? ¿Crees que la Junta no ha hecho lo suficiente y “bajar la ratio era imposible” como ha dicho Imbroda?

Aquí pasa lo mismo, no hay directrices desde arriba y creo que a las comunidades no les ha dado tiempo a preparar este tema bien del todo. Lo de la ratio, donde se pueda hacer se hará, pero si no hay espacio ni instalaciones… Lo suyo sería combinar la enseñanza telemática con la presencial para así bajar la ratio, pero Educación tendría que haberlo estudiado con las familias porque no todas tienen medios. También, si se están contratando más profesores, se podrían desdoblar las aulas y dar clase por las tardes.

  • Se ven muchos comentarios en las redes, pero me llamó la atención uno que decía que “un país que organiza antes su liga de fútbol que la educación de sus jóvenes…”

Reitero que ha habido tiempo para organizar mejor el sistema educativo, pero es deplorable que se le dé más prioridad a los deportes. Lo que pasa que así se tiene distraído al pueblo y que no se preocupe de las cosas fundamentales.
Y por otra parte, cuando debían estar plenamente dedicados a la pandemia y a los colegios, están ahora sacando leyes como la de Memoria Democrática o la de Eutanasia que pueden esperar y no son prioritarias. Cuando uno ve esto se le caen los palos del sombrajo.

  • Vemos cada día más quejas de la ciudadanía sobre los centros de Atención Primaria, precisamente por la falta de atención, que si no hay citas, que no cogen el teléfono… aquí mismo en el pueblo… ¿cómo analizas este asunto, van a ser los primeros en colapsarse?

Esto pasa por la descoordinación y desorganización que existe desde la Consejería de Salud. Hay escasez de personal y los trabajadores no dan para más. Los centros de salud no están cerrados, se sigue atendiendo, pero muchas de las consultas se hacen telefónicamente para evitar aglomeraciones en las salas de espera.

Los colegios de médicos de España hicimos una relación de médicos jubilados o que no estaban ejerciendo que se ofrecían voluntarios para hacer labores burocráticas. Sólo en Córdoba hubo más de 150 en esa lista, pero no los llamaron. Ahora podían echar mano de ellos como rastreadores, por ejemplo. Eso quitaría mucho trabajo en los ambulatorios.

Hay comentarios negativos entre la ciudadanía, pero les digo que los sanitarios no están cruzados de brazos, lo que pasa es que no dan abasto. El tema es que tampoco hay médicos para contratar, están en el extranjero o en otras comunidades. Y de aquí a unos años va a ser más grave porque se va a jubilar casi el 50% de los médicos y enfermeros. Llevamos años sin reponer plazas cuando se producen jubilaciones.

  • ¿Crees que la apertura y la movilidad que se ha permitido en el verano ha sido excesiva? Aquí estamos ante el difícil equilibrio entre salud y economía…

Ahí han metido la pata totalmente, metiendo la política por medio. Hemos pasado de respetar meticulosamente las normas con el estado de alarma y de buenas a primeras a la calle, cuando no hemos vencido al virus. Se ha pecado de optimismo dando alegría a la gente y animándola a viajar. También se ha abierto demasiado la mano a la hostelería y tampoco se vigila o sanciona a muchas terrazas que no cumple la distancia entre mesas, además de que ves a los clientes sin la mascarilla en todo momento sin la distancia entre ellos.
Y con respecto a las fronteras, los demás países han visto un peligro venir a España. Por tanto, puedes mantener la economía de esa manera pero al medio plazo se va a hundir más todavía. Es muy difícil mantener un equilibrio entre salud y economía porque las condiciones laborales se modifican con la pandemia.

  • Después de seis meses de pandemia, ¿cómo valoras a nivel local el comportamiento de l@s colon@s y la actuación y decisiones del gobierno municipal dentro de sus competencias?

En general, creo que nos hemos portado bastante bien, sobre todo en los momentos críticos. Ahora están aumentando los contagios, pero como en la mayoría de los sitios, por confiarnos y salir masivamente.
El Ayuntamiento, para mí, se ha portado magníficamente aportando material, con la limpieza de las calles, y me consta que el alcalde se ha preocupado bastante. Asimismo los agricultores y comerciantes han colaborado igualmente. El pueblo ha demostrado su solidaridad con creces.

  • ¿Qué podemos decirle a los lectores sobre la vacuna, hay que tener paciencia y no obsesionarse, sino acostumbrarse a vivir con el virus?

Como todas las vacunas se necesita tiempo y que se vayan perfeccionando. Posiblemente a finales de año o principios del próximo haya una que se le pueda poner a algunas personas, porque no habrá para todos. Pienso que hasta dentro de dos años no habrá una que sea verdaderamente efectiva. Tampoco conocemos si va a crear inmunidad para toda la vida o va a ser como la de la gripe, que cada año habrá que vacunarse.

El virus es muy distinto a otros y está dando más trabajo a los investigadores. Quizá de entrada haya que ponerse dos dosis y a partir de ahí con una sea suficiente.

Sobre lo del miedo a la vacuna que pueda tener la ciudadanía, eso va a depender de los medios de comunicación, según lo traten, que no den solo lo negativo, porque habrá casos de efectos secundarios y quizás alguna muerte, pero el tanto por ciento será ínfimo en relación a las vacunas que se pongan.

  • Por último, alguna reflexión para finalizar…

Un par de mensajes. En primer lugar a la población en general respecto al cumplimiento de las medidas higiénicas y de seguridad, que todos las sabemos. Pero también podemos llamar la atención a quien no lo haga y quien tenga que estar confinado en su casa que lo cumpla. He oído que aquí ha pasado esto hace unos días, de una persona que ha dado positivo y la han visto en la calle y se lo han dicho. Es lo correcto.

Y por otro lado, hacer un llamamiento a los políticos, a los de un bando y a los de otro, para que dejen la ideología a un lado y se pongan a trabajar codo con codo en bien de la ciudadanía y el país. Porque lo único que hacen es echar balones fuera, muchos discursos vacíos, mentiras, datos falseados y cosas negativas que el pueblo está viendo. Y si no valen, que se vayan y llamen a gente que sepa del asunto. Así se ganarán la simpatía y el apoyo. Ya está bien de mantener las dos Españas, como decía Machado, que lo único que nos trae es ruina y ser incomprendidos en el resto del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí