Colegio de Médicos y Ayuntamiento de Sevilla se unen para denunciar el aumento de las agresiones al personal sanitario

968
  • Sevilla registra en un solo año más del doble de agresiones a facultativos.
  • Autobuses de TUSSAM muestran desde hoy cartelería especial para concienciar a la sociedad sobre la gravedad de la situación.
  • Atención Primaria es la especialidad en la que se producen más agresiones.

Con motivo del Día Nacional contra las Agresiones en el ámbito sanitario, el Colegio de Médicos de Sevilla y el Ayuntamiento de la capital hispalense han presentado  conjuntamente la campaña STOP AGRESIONES, CUIDEMOS A QUIENES NOS CUIDAN. El objetivo de la misma es el de aunar esfuerzos y “concienciar a los profesionales sanitarios, las administraciones públicas y así como a la sociedad en general sobre esta gravísima lacra, cuya solución pasa por la unidad de todos”, ha afirmado el presidente del RICOMS, el Dr. Alfonso Carmona Martínez.

 

Por su parte, el delegado de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales de Transformación Social del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Manuel Flores, ha considerado
intolerables las agresiones, “sean físicas, verbales o de otro cualquier tipo”, hacia los
profesionales sanitarios, quienes –según ha recordado– están ejerciendo un servicio
público.

Flores ha abogado por incidir en la valoración social del trabajo que realizan “todos y cada
uno de los integrantes de nuestro sistema sanitario”. “Nadie puede jugar a saber o ser
más profesional que un médico o un enfermero porque estará jugando con la salud e
incluso la vida. Nada justifica la agresión”, ha incidido.

El delegado ha remarcado el prestigio internacional de los profesionales sanitarios
españoles y la calidad “reconocida a nivel mundial” del servicio público que se presta.
La campaña se desarrollará a lo largo de las próximas semanas a través de cartelería
especial difundida en los autobuses de TUSSAM, en centros municipales y en los medios
oficiales del propio Colegio de Médicos.

Datos preocupantes en Sevilla

Durante la presentación de la campaña, los representantes del RICOMS compartieron
datos y estadísticas sobre las agresiones registradas en la provincia durante 2019. Así, se
alertó de que el número de agresiones a los facultativos sevillanos ascendieron a 32
casos (10 hombres y 22 mujeres), lo que supone un aumento considerable respecto a
2018 (15 casos).

Como viene sucediendo en años anteriores, estas conductas violentas se producen con
más frecuencia en Atención Primaria (56%) frente a las hospitalarias (15%), entre otras.
Los principales motivos de la agresión son las discrepancias con la atención médica
(31%), el tiempo de espera en ser atendido (alrededor del 18%) y el no recetar lo
propuesto por el paciente (15%).

Se ha registrado también un considerable aumento del número de denuncias bien ante la
Policía Nacional o Guardia Civil, bien en el propio Colegio de Médicos.

Por otra parte, el RICOMS ha aportado un plan de medidas concretas entre las que
destaca una batería de apoyos a la persona agredida, pues “lo peor de una agresión es el
día después, es decir, el miedo, la ansiedad y la desmotivación consecuencias del acto en
sí”, explicó el Dr. Carmona.

Además, el RICOMS ha puesto de manifiesto que “el actual Código Penal (incluida su
reforma), no ayuda a reprimir ni a prevenir las agresiones. Es imprescindible el desarrollo
de una Ley Autonómica que designe al médico como autoridad, como han hecho otras
comunidades autónomas”.

Así mismo, el presidente del RICOMS propuso la creación de un registro de agresores,
“ya que con frecuencia son reiterativos”. Igualmente, aconsejó que a los médicos
agredidos se les realicen revisiones psicológicas periódicas y que a los agresores se les
aplique orden de alejamiento del centro donde se haya producido la agresión de forma
temporal o definitiva.

Accede aquí al informe completo de estadísticas

Un problema complejo

Por su parte, la Organización Médica Colegial considera que detrás de la violencia contra
el personal sanitario existe un entramado causal de gran complejidad. El sufrimiento y el
dolor favorecen las situaciones de conflicto en la comunicación médico-paciente, pero
también el estrés profesional, la falta de recursos y la sobrecarga asistencial que merman
la capacidad del profesional para afrontar este tipo de situaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

WC Captcha 6 + 1 =